Cuando tu mala puntería no le impresiona ni al perro.

Deja un comentario