EL CASADO ARREPENTIDO

– Padre, me acuso a mí mismo de estar casado.

– Hijo mío, eso no es pecado.

– Pues, entonces… ¿por qué estoy tan arrepentido?

Deja un comentario