EL DESENCUENTRO

– Oye, ¿y tú a qué te dedicas?

– ¿Yo? Soy payaso.

–  ¡Anda, pues hazme reír!

–  Sí claro, ¿y tú a qué te dedicas?

–  Yo soy político.

– Anda, pues haz… bueno, no ¡mejor no hagas nada!

Deja un comentario