LA VECINA SALIDA

– Vecino, ¿Tienes sal?

– Sí, pero la tengo gorda.

– ¡¡Olvídate de la sal, y hazme tuya!!

Deja un comentario