PADRE POR INTERÉS

– Amor, llegué pronto del trabajo así que ya me encargo yo de los niños ¿sí?

– Vale mi vida.

– A ver… ¿cómo se llama este gordito?

Deja un comentario