UN CAZAFORTUNAS INÉPTO

– Sr. estoy enamorado de su hija, no crea que es por su fortuna.

– Ah, ¿y de cuál de ellas?

– Cualquiera me vale.

Deja un comentario