UN GANGOSO EN EL KIOSCO

– Entra un gangoso a un kiosco y le dice al quiosquero: ¿e da una olsa e cadameitos?

– No te entiendo, vuelve cuando sepas hablar.

– El gangoso práctica por un año hasta que le sale. Entonces se dirige nuevamente al kiosco y dice: ¿me da una bolsa de caramelitos?

– Bien, veo que aprendiste… ¿de qué gusto?

– Adae a agar

Deja un comentario