¡VAYA PADRE!

– ¡¡Aaagghhh, papi papi, que el perro me ha mordido!!

– Venga va, no es nada, un abracito y como nuevo… pero… ¿seguro que no te lo merecías?

Deja un comentario