VISITAS INESPERADAS

– Paco, pero … ¿Por dónde paras?

– Aquí, en el armario, escondiéndome de los niños.

– Pero si no tenemos niños.

– Ya, pues por eso.

Deja un comentario